En aplicaciones con vibraciones y pulsaciones, una caja con líquido de relleno o una instrumentación industrial con movimiento amortiguado minimizarán la oscilación del puntero. La mejor elección depende de la aplicación y, hasta cierto punto, de la tolerancia al riesgo de fugas del usuario.


Un puntero que vibra o se mueve de lanera agitada es un problema común entre los manómetros industriales y los termómetros analogicos que se encuentran en aplicaciones con vibración y pulsación mecánica. Cuando el instrumento se balancea y se agita, también lo hacen todas las piezas internas, incluida la aguja. ¿Los resultados? Las vibraciones mecánicas aumentan el desgaste de las piezas internas, y los técnicos no pueden obtener una lectura precisa de la presión o la temperatura.

La mejor práctica para combatir la imprecisión del puntero: los líquidos de relleno


Hay dos maneras de evitar la oscilación del puntero. Una es utilizar un líquido de relleno. En los manómetros industriales, este líquido (generalmente glicerina o aceite de silicona):
– Enfría las partes metálicas que vibran
– Lubrica el mecanismo, reduciendo así el desgaste


Esta practica aumenta en gran medida la vida útil del instrumento y reduce el tiempo de inactividad debido a fallos en el manómetro. A largo plazo, los manómetros con líquido de llenado son inversiones inteligentes que ahorran dinero y tiempo a los usuarios.
Algunos clientes se preocupan por las posibles fugas de las cajas. Los manómetros líquido de relleno de WIKA se someten a varias pruebas de estanqueidad para asegurarse de que son 100% estancos antes de ser rellenados. A menos que se manipulen de una manera inadecuada o se abuse de ellos, nuestros instrumentos con este tipo de  líquidos no tendrán fugas.

Cuándo utilizar instrumentación industrial de movimiento amortiguado


Sin embargo, algunas industrias no pueden tolerar el más mínimo riesgo de fugas. Entre ellas se encuentran la industria farmacéutica y la industria de alimentos y bebidas, incluso si el llenado de la caja está aprobado por la FDA. En determinados entornos, como las barcazas, cualquier tipo de derrame se considera un peligro para la seguridad que debe documentarse y notificarse a la Guardia Costera.
Cuando las vibraciones mecánicas impiden a estas industrias utilizar un manómetro seco tradicional o un termómetro seco, una buena opción es la instrumentación industrial de movimiento amortiguado, especialmente cuando el manómetro está acoplado a uno o más dispositivos de protección, como un restrictor, un amortiguador y/o una válvula de aguja.

El principio del movimiento amortiguado


Manómetro con movimiento amortiguado

En un manómetro WIKA, el mecanismo suizo convierte la entrada de presión en un indicador preciso. El movimiento consta de un eslabón conectado a un engranaje de segmento que mueve el engranaje de piñón envuelto en el eje del puntero. En un instrumento de movimiento estándar, la vibración y las pulsaciones se transfieren a todas las piezas móviles, lo que hace que la aguja vibre y que una lectura precisa sea casi imposible.

 

(izquierda) movimiento estándar, (derecha) movimiento amortiguado

 

Ventajas y desventajas del movimiento amortiguado


El movimiento amortiguado de WIKA es una excelente opción para amortiguar las vibraciones y las pulsaciones en aplicaciones en las que no se permite el líquido de relleno. Nuestros manómetros con esta tecnología ofrecen el mismo rango de temperatura que los manómetros secos estándar, desde -40°F (-40°C) hasta 140°F (60°C). En el caso de los termómetros bimetálicos, el límite superior del relleno de la caja de silicona es de 260°C (500°F).

Sin embargo, el uso de un manómetro con movimiento amortiguado tiene una desventaja principal: al evitar que el eje del puntero se agite, otras partes del movimiento experimentan en realidad un mayor impacto de la vibración. Como resultado, estos manómetros en aplicaciones de alta vibración experimentarán una vida útil aún más corta en comparación con el mismo manómetro con caja seca y movimiento estándar, debido al mayor desgaste de las piezas móviles. Por lo tanto, recomendamos la tecnología de movimiento amortiguado sólo cuando los manómetros rellenos de líquido no son una opción viable.

Encontrará información más detallada en la web de WIKA.

 



Comentario