Calibración WIKA

Las sondas de temperatura son generalmente complicadas de calibrar. Sin embargo, este proceso de inspección puede simplificarse de manera considerable conectando un termómetro de referencia habilitado para su automatización a un generador de temperatura. Las rutinas de calibración se pueden acceder en el momento que se necesite y se pueden desarrollar utilizando el presente procedimiento.

La mayoría de los puntos de medición en una planta de producción se utilizan para monitorizar la temperatura del proceso. Generalmente se instalan miles de termómetros y sondas en grandes áreas de proceso. Los sistemas tienen que operar de manera precisa y fiable para mantener unas condiciones óptimas de productividad y seguridad, por lo que se especifican requisitos elevados y precisos. Para garantizar que la calidad de las mediciones siempre cumple con las expectativas, los termómetros tienen que ser calibrados en consecuencia.

Microbaño de calibración

Microbaño de calibración CTB9100 con termómetro de precisión multifunción CTR3000

 

Calibrar un termómetro es mucho más complicado que comprobar, por ejemplo el estado de un anemómetro ya que la temperatura es lenta. Por lo tanto, establecer valores de prueba estables para los termómetros es un proceso relativamente largo. Solo en ese momento es posible comenzar la medición. Además de esto, se necesita más equipo para calibrar el termómetro, específicamente si se requiere mucha precisión. En este caso, el generador de temperatura se mantiene separado de la referencia, en otras palabras, se utilizan dos instrumentos.

Menor gasto de tiempo y disminución en la probabilidad de cometer errores

El factor decisivo no es solo el tiempo relacionado con la tecnología a la hora de calibrar los dispositivos de medición de temperatura. El equipamiento es complejo y el procedimiento conlleva un número de pasos comparativamente numerosos. Por este motivo, se ha aumentado la automatización de los procesos de comprobación en los laboratorios de calibración. A pesar de ello, las calibraciones no reducen únicamente el tiempo dedicado en el laboratorio o minimizando los efectos de los tiempos de inactividad del instrumento, también ayudan a eliminar errores.

Condición previa para una comprobación automatizada

Un único calibrador capaz de gestionar todo el proceso es una condición previa básica para realizar una comprobación automatizada del termómetro. Este proceso puede simplificarse aún más utilizando instrumentos multifunción. Por ejemplo, el termómetro de precisión multifunción CTR3000 de WIKA, un instrumento de lectura y referencia universal, calibra tanto los termómetros de resistencia como los termopares. Debido a su gran precisión de 0,005 K ó 0,06°C, también puede considerarse como un patrón de referencia para comprobar los calibradores.

El CTR3000 tiene cuatro canales de entrada: – uno para los sensores de referencia y tres para los dispositivos a calibrar. El entorno de temperatura estable, esencial para la calibración, se establece separadamente, ya sea en un calibrador de pozo seco o un microbaño de calibración dependiendo de los dispositivos calibrados. Para termómetros con una geometría idéntica conocida y una longitud mínima de 70mm se recomiendan los calibradores de pozo seco con inserción.

Están preparados para un rango de temperaturas de -55 °C a + 1.100 °C mientras que los micro baños de calibración muestran valores de prueba comprendidos entre los – 35ºC y + 255 °C. Estos últimos están mejor adaptados para los termómetros con una longitud inferior a 70mm y geometría desconocida o de mayor tamaño.

Solo son necesarios cuatro pasos para construir una rutina:

Un proceso de calibración, dos estaciones que normalmente significan una preparación separada y la parametrización de los dos dispositivos. El CTR3000 prescinde de este paso preliminar. Gracias a esta nueva característica, el termómetro de precisión puede conectarse con la fuente de temperatura correspondiente en el WIKA CTx9x00 a través de la interfaz de comunicación. Esta combinación forma la unidad de hardware para las rutinas de calibración individual y reproducible, en la que se registran los valores medidos por los termómetros conectados y se obtienen automáticamente las pruebas de temperatura. Estos procesos se programan utilizando un complemento al firmware del CTR3000. La interfaz gráfica del usuario de la pantalla táctil del calibrador facilita el acceso a la información requerida.

1.  El usuario ajusta la referencia y la fuente de temperatura al dispositivo particular que se desea calibrar.

2.  El o los dispositivos a calibrar y la referencia se asignan a sus canales de entrada respectivos en el termómetro de referencia. Estos canales se miden posteriormente automáticamente mediante la función de escaneo del termómetro de precisión.

3.  Se especifican los puntos de temperatura para la calibración; normalmente se encuentran al inicio, mitad y final del rango de temperaturas. Los valores se seleccionan libremente.

4. Las condiciones de estabilidad se introducen en función del patrón y del dispositivo a calibrar. Determinan el rango de tolerancia dentro del cual se permite variar el valor de la temperatura. El valor y su margen pueden mantenerse por un periodo de tiempo definido. El calibrador prueba el sensor patrón en base a las condiciones de estabilidad. Una vez alcanzado un estado estable, el CTR3000 almacena los datos relevantes del patrón y del dispositivo a a calibrar y pasa al siguiente punto de temperatura.

Se documentan todas las fases de la calibración

Cada rutina creada de esta manera se almacena en el termómetro de precisión y puede accederse a ella en cualquier momento. Ya que toda la calibración está automatizada, lo único que tiene que hacer el usuario es pulsar el botón “Start” (botón de inicio). Ya no es obligatoria su presencia física durante la ejecución de la calibración, que en ocasiones puede tardar horas en completarse. El proceso de inspección puede seguirse en la pantalla del CTR3000 si fuera necesario. Todas las fases de calibración están documentadas por un registrador de datos y por todos los datos almacenados. Esta información puede descargarse posteriormente en una memoria USB y leerse en formato XML o CVS para permitir su tratamiento posterior.

Todas las rutinas de calibración pueden repetirse en cualquier momento en el futuro. Las características almacenadas para la referencia pueden actualizarse muy rápidamente en caso de que se recalibren, actualizando los coeficientes desde una memoria USB o utilizando un complemento.



Comentario