WIKA-Moskau

WIKA inauguró en las afueras de Moscú, en septiembre de 2017, su primera fábrica en Rusia. Con estas instalaciones la empresa atiende otro mercado estratégico directamente desde su propio centro de producción local. “Moscú es ahora uno de las localidades más modernos de fabricación del mundo WIKA”, manifiesta el director general Alexander Wiegand en el acto de inauguración.

Hightech-Produktionsanlagen stießen auf großes Interesse bei Moskaus Bürgermeister Sergej Sobjanin

Gran interés por las instalaciones de alta tecnología, también por parte del alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin.

La apertura de la nueva planta despertó gran interés en los medios de comunicación. Entre los invitados de honor se encontraban el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, el viceministro de Industria de Rusia, Vasily Osmakov, Matthias Schepp, director general de la Cámara de Comercio Exterior germano-rusa, más unos 100 clientes. El director general de WIKA, Alexander Wiegand, el jefe de Ventas de la región ECL Gerhard Bonn y el director general de WIKA Mera Oleg Gonscharov presentaron el nuevo centro de producción en una rueda de prensa. El área comercial de la nueva planta incluye, no solo a Rusia, sino también otros países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), por ejemplo Kazajstán y Bielorrusia.

 

Führung durch die Hightech-Produktionsanlagen

Visita guiada por las instalaciones de producción de alta tecnología

Con esta inversión, WIKA Mera se acerca aún más a sus clientes de la región, con el fin de mejorar su atención y ofrecer plazos de entrega muy competitivos. Durante una visita guiada, los visitantes mostraron gran interés por la alta tecnología utilizada para la producción.

La fábrica dispone de líneas de producción de última generación destinadas a la fabricación de instrumentos de proceso, sistemas de sellado de diafragma, sondas de temperatura y de nivel. Además existe una unidad completa de mecanizado y un laboratorio de calibración acreditado.


De los 5.000 metros cuadrados, 3.500 metros cuadrados están reservados para la producción, el laboratorio de calibración y el almacenamiento. La superficie restante está destinada a la administración y el personal. Para futuras ampliaciones WIKA ha reservado otro espacio de aproximadamente un hectárea. Alexander Wiegand calificó la inauguración de la nueva planta como “un hito importante de la historia de WIKA en Rusia”. Esta historia de éxito comenzó ya en 1995 con la apertura de una oficina de representación en Moscú. En 1997 se fundó la sucursal WIKA Mera con sede en Moscú y varias oficinas de ventas.

En su discurso de bienvenida el embajador alemán en Rusia, Rüdiger von Fritsch, agradeció la confianza que las PYMES alemanas han depositado en el mercado ruso y expresó su valoración de WIKA Mera como “un modelo de las inversiones alemanas en Rusia”.



Comentario