Manómetro UHP WIKA

Reemplazar conexiones de materiales estándar con versiones resistentes al gripado es un cambio fácil, pero ofrece la gran ventaja de proporcionar de este modo un sellado hermético, evitando la contaminación de partículas por la descamación de plata y minimizando el daño al equipo causado por roscas agarrotadas.

El gripado en un manómetro se forma por la fricción entre metales deslizantes. En aplicaciones con elevadas presiones y una lubricación inadecuada, los metales que se deslizan entre sí y pueden generar muescas en la rosca. A diferencia de otras formas de desgaste, que se producen gradualmente, la abrasión consecuente se empeora rápidamente e inicia una reacción en cadena en procesos de alta pureza. Además, si las conexiones están enchapados en plata, el gripado aumenta los riesgos de descamación, que es especialmente peligroso en procesos de alta pureza y en aplicaciones de semiconductores de pureza ultra alta (UHP en sus siglas en inglés).

Los efectos del gripado

Las aplicaciones que requieren conexiones a prueba de fugas, como la distribución de gas, las cajas de colectores de válvulas y los subcomponentes integrados en las aplicaciones de semiconductores, provocan efectos perjudiciales cuando los materiales entre dos componentes acoplados se unen. Si el sellado pierde su hermeticidad, se pueden escapar medios corrosivos y / u otros gases agresivos dentro del equipo o a la atmósfera. Conexiones enchapados pueden generar, además, desprendimientos que contaminan el medio de proceso. 

Cómo prevenir el gripado en la conexión de un manómetro

La forma más económica y a la vez más beneficiosa de prevenir el gripado en las conexiones de un manómetro consiste en instalar conexiones adecuadas. Así se reduce el riesgo de contaminación causada por sellados defectuosos y se previenen agarrotamientos de conexiones y fugas.

El material base de un componente resistente al gripado es el acero inoxidable conforme a UNS S20161, que ofrece una mayor protección contra la tensión del metal y un mejor auto-acoplamiento que los accesorios estándar. Los conectores fabricados según UNS S20161 no requieren enchapados o recubrimientos que podrían contaminar los procesos.

Reducción de atrapamiento de partículas

Se ofrecen conexiones resistentes al gripado para cualquier rango en versiones macho o hembra. Con esta opción de WIKA se minimiza el riesgo de generación de partículas o agarrotamiento causado por el desgaste de las conexiones. En la fabricación de láminas de silicona, por ejemplo, una penetración de partículas en equipos y conjuntos de herramientas puede provocar la destrucción de circuitos integrados en valor de millones de euros.

Resultados probados

Manómetro para UHP, modelo 230.15

Numerosas pruebas demuestran la superioridad de las conexiones resistentes al gripado. Los ingenieros de WIKA apretaron y aflojaron repetidamente el par de torsión de estas conexiones para simular instalaciones de manómetro que suceden en la práctica.

Después de 20 ciclos de prueba tipo “make-break”, las roscas fueron examinadas cuidadosamente para detectar desgaste por rozamiento. No se detectó ningún defecto.  

Además, utilizar tan solo un componente de unión resistente al gripado ya resulta suficiente. En una prueba de seguimiento se utilizó una rosca macho convencional y una conexión hembra especial, resistente al gripado.

Los resultados de esta segunda prueba demostraron una vez más que no se generó ningún desgaste. 

Las soluciones de WIKA 

Los desafíos causados por los accesorios roscados o agarrotados se pueden evitar fácilmente. Aplicar manómetros con conexiones adecuadas aporta numerosos beneficios, como una mayor durabilidad y ahorros de costes. Para aplicaciones UHP WIKA ofreceo los modelos 230.15, 230.15-851, 130,15



Comentario