¿Qué ventajas ofrecen los presostatos con fuelle metálico y cuál es su principio? Las ventajas se basan en el diseño sin fisuras de su sistema de medición. Esta solución permite una repetibilidad estable y, al mismo tiempo, elimina el riesgo de fugas.

Los sistemas de medición de fuelle se basan en una tecnología de fabricación consolidada. La producción de fuelles metálicos, por ejemplo de acero inoxidable o de una aleación de cobre, se realiza en varios pasos. En primer lugar, se cortan discos a partir de una pieza metálica plana y, a continuación, se les da forma de copa. Se ablandan mediante un proceso de calentamiento en un horno a más de 600 °C y se estiran para formar tubos largos, de paredes finas y sin costuras.

Elasticidad constante

Los tubos se corrugan mediante herramientas de moldeado a alta presión y, a continuación, se recortan al tamaño previsto. En la siguiente fase, los cilindros metálicos con forma de resorte se prensan de acuerdo con las dimensiones especificadas (longitud, diámetro exterior e interior). Esto crea la elasticidad constante necesaria para la repetibilidad estable del movimiento. En el último paso, los fuelles se desengrasan y se pasivan, es decir, se les aplica una capa protectora contra la corrosión.

Funcionamiento sin juntas


En un presostato, el fuelle metálico se suelda a la conexión de proceso.

Fuelles fabricados en acero inoxidable para presostatos

Su otro extremo está en contacto con el mecanismo de transmisión. Esto significa que el instrumento tiene un sistema de medición totalmente sin fisuras, sin necesidad de materiales de sellado de goma, y se elimina el riesgo de fugas. Esta característica hace que los presostatos con fuelle metálico sean adecuados para una amplia gama de aplicaciones. La fiabilidad del proceso también está garantizada con medios líquidos.

Precisión permanente


Un fuelle metálico cambia su longitud en función de la presión. Cuando se alcanza un punto de conmutación definido, se activa la función de conmutación mediante un mecanismo de transmisión. Si la presión baja o sube de nuevo, el fuelle vuelve a su forma original y el contacto de conmutación regresa a su posición original.
El movimiento de expansión de un fuelle metálico tiene una gran linealidad. El diferencial de conmutación, que se ajusta con precisión a través de un sistema de resortes calibrados específicos, permanece proporcionalmente constante. Esto garantiza la precisión del control de la presión y la conmutación, incluso durante un largo periodo de tiempo.
Nota
Encontrará información más detallada sobre los presostatos con fuelle metálico, por ejemplo, los modelos PSM-520, PSM-550 y PSM-700, en la página web de WIKA.


Comentario