Manifold WIKA

Los manómetros mecánicos siguen en su posición destacada en la instrumentación de presión a pesar de la digitalización que revoluciona la técnica de medida y control. Los usuarios aprecian sobre todo la fiabilidad de la medición in situ sin energía auxiliar y los costes económicos en adquisición y mantenimiento. Para aplicaciones con control remoto existen variantes mecatrónicas.

Los manómetros, sin embargo tienen sus límites sobre todo en situaciones de sobrecarga. Para prevenir daños al instrumento, con consecuencias nocivas para el proceso, se recomienda una combinación entre manómetro y un dispositivo de protección, sea una válvula o un sifón.  Existe una gran variedad de aparatos y el diseño de la instrumentación, debe incluir la óptima selección del dispositivo y a menudo la adaptación del punto de medición con la sincronización de todos los componentes.

La optimización empieza ya con la selección del manómetro. Una primera orientación se encuentra en la normativa EN 837 “Selección y montaje de instrumentos de presión”. Tras comprobar rigurosamente las especificaciones referente a tipo de presión, rango, partes en contacto con el medio  y conexión a proceso hay que averiguar las condiciones específicas de servicio en la aplicación concreta como cargas dinámicas extremas, sobrecargas puntuales o temperaturas extremas.

Reducir cargas dinámicas de presión

Manometro WIKA con obturador regulable

Manómetro con obturador regulable

Los picos de presión se deben sobre todo a cargas dinámicas provocadas por conmutaciones rápidas de válvulas.  Las cargas dinámicas complican la lectura y aumentan drásticamente el desgaste del elemento sensible y afectan la vida útil de los manómetros. Este desgaste se reduce mediante un obturador que reduce el díametro de la entrada de presión en el manómetro. 

Este obturador externo es regulable mediante un tornillo para su adaptación a las condiciones de proceso.  También existen versiones internas montadas ya en la fabricación del manómetro. 

Otra solución para reducir los efectos de pulsaciones son los sifones montados en la conexión del manómetro, sobre todo en aplicaciones con  vapor y en combinación con picos de presión.

Pero cuidado:  un obturador protege el instrumento contra cargas dinámicas de presión pero no contra sobrepresiones continuadas.

Evitar sobrecargas de presión 

En algunos casos la tubería puede exponerse a sobrecargas de presión que superan los rangos de los manómetros instalados.  Algunas aplicaciones requieren diferentes gases y antes de cambiar de un gas a otro se debe emprender una limpieza a fondo de la tubería con presiones muy superiores que las del proceso. Un dispositivo de protección contra sobrecarga previene daños del instrumento que podrían acarrear consecuencias catastróficas para la instalación o incluso para las personas en su proximidad. Este dispositivo cierra el canal de entrada al instrumento si la presión alcanza el valor previamente regulado, mediante un tornillo y lo abre si la presión vuelva a caer por debajo este valor.  Otra solución sería una válvula de cierre manual.

Separación segura de proceso

manifold wika 5 vias

Manifold 5 vías

Otros dispositivos como grifos o válvulas de aguja controlan una multitud de procesos, por ejemplo durante la puesta en marcha o durante tareas de mantenimiento o calibración.  Una aplicación típica de válvulas de aguja es la monitorización de presiones diferenciales en  filtros y bombas.  Para optimizar estas aplicaciones existen manifolds especiales. 

El manifold simple para la presión diferencial sirve para la sincronización entre dos entradas de presión,  para la comprobación del punto cero y para el ajuste del instrumento.  Los manifolds de 3 vías permiten, además, el cierre de cualquier conducto de proceso en caso de una sustitución del instrumento.  Con un manifold de 5 vías el usuario puede ventilar los dos conexiones a proceso de manera separada.

Artículos similares: Manómetros mecánicos en la industria de procesos, Como instalar un manómetro (vídeo) , El uso de separadores para proteger los elementos sensibles de un instrumento


Autor: Manuel Schwestka, Productmanager Alexander Wiegand SE & Co. KG  



Dejar una Respuesta