El transmisor de temperatura T32 es el buque insignia de los transmisores de temperatura de WIKA, y también un éxito de ventas. El instrumento del número de serie 1.000.000 ya ha sido fabricado.

El T32 es uno de los primeros transmisores de temperatura que cumple con todos los requisitos de la norma de seguridad funcional IEC-61508, también conocida como SIL (Safety Integrity Level). El proceso de desarrollo en WIKA ha sido certificado por TÜV Rheinland en el marco de una evaluación completa como organismo independiente.

Para conseguir la certificación SIL, se efectuó el desarrollo rigorosamente según las prescripciones del método en V de la IEC-61508. Además, era obligatorio implementar una amplia funcionalidad de diagnóstico para detectar estados críticos de error en el funcionamiento del instrumento. Esta funcionalidad permite al gerente de la planta establecer un estado seguro de proceso en caso de avería. La función incluye, entre otras cosas, la monitorización de las resistencias del conductor del sensor, la monitorización de sensores, el autodiagnóstico continuo del microcontrolador y la monitorización del hardware. La funcionalidad se completa con una elevada estabilidad a largo plazo y excelentes características EMC.

Este proceso de desarrollo de acuerdo con el modelo V fue implementado en WIKA por primera vez como parte del proyecto T32. La norma requiere un gasto muy superior en documentación y una validación del producto en comparación con los procesos convencionales.

Excelentes ratios de calidad

En retrospectiva, estos gastos adicionales se han compensado con creces con excelentes ratios de calidad. Para la serie conforme a SIL de la T32 (la tercera en su conjunto), se observa que la relación de rendimiento se ha reducido a valorores inferiores de  10 ppm.  Además, los usuarios de todo el mundo valoran su larga y probada fiabilidad, incluso en condiciones adversas, como, por ejemplo, en aplicaciones de frío hasta -50 °C, con elevada humedad superior del 90% o con fuertes vibraciones.

La experiencia adquirida con otros desarrollos SIL, como el transductor de presión TIS-20 lo confirma: la implementación consecuente del proceso de desarrollo favorece la calidad del producto.

 

 

 

 

 

 


Dejar una Respuesta