Sistemas de medida tipo “Direct Drive” con muelles helicoidales y sin mecanismos A menudo los instrumentos están sometidos a condiciones durísimas con elevadas pulsaciones, sobrepresiones y vibraciones que afectan al sistema sensible. En la mayoría de los casos se utiliza una versión con relleno de líquido, normalmente glicerina, para amortiguar los efectos. Las desventajas de esta solución son un aumento de costes, reducción de la precisión, peligro de escape del líquido o problemas añadidos de mantenimiento.

Muelle helicoidal de un manómetro tipo Direct Drive

Otra solución para aumentar la resistencia contra condiciones muy duras es la aplicación de manómetros con un sistema de transmisión directa tipo “direct drive”. Estos instrumentos disponen de un muelle helicoidal con conexión directa con la aguja indicadora. Esta aguja constituye el único componente en movimiento. El muelle se fabrica en Inconel que otorga al instrumento una muy elevada resistencia contra la corrosión y una buena elasticidad.

Otra ventaja es la larga vida útil debido a la ausencia de cualquier mecanismo susceptible al desgaste. No es de extrañar encontrar manómetros que funcionan más de 15 años mientras las versiones convencionales aguantan solo unas semanas en las mismas condiciones. La característica más gráfica es la extrema resistencias contra las pulsaciones. Mientras las versiones convencionales con muelle tipo C transmiten cada variación de presión inmediatamente al mecanismo que hace ilegible los valores de presión, el muelle helicoidal amortigua estos cambios bruscos para facilitar la lectura. Una demostración de esta característica puede apreciar en este vídeo.

 




Comentario