Clasificación de sensores de presión para aplicaciones en zonas con peligro de explosión

Los transmisores de presión con seguridad intrínseca con el marcaje Ex ia son generalmente adecuados para la zona 0 (zona más “peligrosa”) si se considera unas condiciones suplementarias.

En otras zonas Ex pueden aplicarse también otros tipos de protección contra ignición. En zona 1, por ejemplo, pueden aplicarse las versiones intrínsecas (Ex ia o ib) y además versiones con blindaje antideflagrante (Ex d).

La óptima selección de un transmisor de presión, sin embargo, no depende únicamente de la zona, o sea la permanencia continuada de atmósferas explosivas, sino también de una gran cantidad de otros factores como la composición de los gases y su energía de ignición. Por eso no es permisible aplicar cualquier sensor intrínseco en zona 0. La aptitud de las distintas zonas Ex es limitada sobre todo debido a la conexión eléctrica. La versión correcta para la aplicación Ex concreta puede consultarse en la hoja técnica o en el certificado de examen de tipo CE.

Un sensor con homologación ATEX con la categoría del instrumento 1 G es aplicable en ambientes gaseosos de la zona 0.  En zona 1 son aplicables instrumentos de categoría 2G y en zona 2 sería vigente la categoría 3G. El marcado 1/2G en el sensor indica la aptitud de servicio en zona 1 montado a zona 0.  (Asi lo ponen)

Otro criterio para la selección de equipos electrónicos para todas las zonas Ex (con la excepción de ambientes con peligro de grisú) según la energía de ignición de los gases. Los gases se dividen además según el peligro de explosión en los grupos IIA, IIB y IIC. Le peligro es mayor en gases de la categoría IIC y es mínimo en gases de la categoría IIA. La categoría del gas en cuestión en función del tipo de ignición puede consultase en las referencias.

Instrumentos de la categoría IIC puede aplicarse también en ambientes de la categoría IIA y IIB, los instrumentos IIB son adecuados también en IIA.

 

 


Dejar una Respuesta